En una mezquita ubicada en Christchurch, con más de 300 personas, hombres armados entraron y abrieron fuego. En el lugar había también un equipo de Cricket que logró escapar. No es un hecho aislado, pues se tiene información que en otra mezquita hubo un tiroteo más. Hasta ahora no hay datos exactos de las personas que perdieron la vida, pero se estima que hay al menos 25 muertos. El atentado se dio en la sesión vespertina de oraciones por lo que el lugar estaba lleno.

Las autoridades detuvieron a un sospechoso, pero creen que hay más personas en la zona.

Las escuelas fueron cerradas y se le recomendó a la gente no salir de sus casas.