Fernando Castro se encontraba con su esposa e hijo viendo el encuentro entre Tigres vs Santos en la cervecería Cuauhtémoc ubicada en Gómez Palacio en Durango, en familia disfrutaban el partido y el triunfo 4-0 de su equipo favorito Tigres.

De repente, dos hombres aficionados del Santos, que presuntamente eran “guaruras”, comenzaron a insultar a Eduardo, quien portaba la playera del equipo ganador; de las palabras se fueron a los golpes físicos, por lo que salió corriendo del lugar y los agresores atrás de él.

Su padre, Fernando, salió a defenderlo, por lo que los agresores se le fueron a golpes dejándolo tendido en el piso. Los golpes fueron tan fuertes que perdió la vida la vida en el lugar.

Por su parte, la Policía Investigadora de Delitos detuvo a Jorge Armando de 26 años y a Ángel de 23, quienes fueron los autores de la agresión. Se espera que se defina su situación jurídica por el delito de homicidio.