No sé cómo y ni por dónde empezar ésta denuncia. Hace exactamente una semana, mi suegro, un señor de 88 años, ingresó por una hemorragia y con nivel de hemoglobina en 3, a la sala de urgencias del Hospital General de Zona Número 47 del IMSS, ubicada en el corazón de la Vicente Guerrero, en la delegación Iztapalapa.
La atención a sido deficiente y con los peores tratos. Y no sólo hacía nosotros, lo vemos con todos.
Entiendo que el sector salud carece de personal, medicamentos e insumos. También entiendo el cansancio del personal, por saturación de pacientes. Lo entiendo!!!
Pero todo lo anterior, no justifica el trato inhumano hacía los pacientes y hacía nosotros, los familiares.
Se nota en los comentarios de la enfermera: no me toca su paciente!!! acompañado de una mirada fría y envuelta de indiferencia; o el o la doctora ( èso si tenemos la suerte de ver alguno) no sé de su paciente, estoy muy ocupado!!!  Sí no trae a sus donadores, no  podremos hacer la transfusión!!! Me pregunto, y el  banco  de  sangre??? acompañado de ése  tono autoritario, en donde, la bata blanca, les da el poder para ignorarnos. O las y los guardias de seguridad, que representan a una autoridad, que se pierden en el mundo de la indiferencia, del desorden, de la imposición y de los gritos, encendiendo el TIC TAC a la violencia.
Y aquí estamos, la familia, enmedio de éste mundo hospitalaria en decadencia y deshumanizado,
viendo cómo, entre mangueras, gritos, sueros, algodones, cómodos, camillas, batas, oxígeno, medicamentos, jeringas y hacinamiento, se nos puede escapar la vida.
Nadie tiene derecho a maltratar a ningún ser humano que va a ésta clínica, en busca de salud, de atención, de alivio para el cuerpo y el alma.
No es justo que una vez más, sólo unos cuantos tengan el privilegio de una atención médica digna, por la más simple y poderosa razón, el dinero.
El trato indigno, hacía mi familia y las personas que van ahí, me hace escribirte.
Gracias por leerme y por éste espacio.
Manda tu denuncia a: denuncias@fernandatapia.com