«Cuando canta un alebrije», historia peculiar que ofrece La Trouppe para las pequeñas infancias

3

* El montaje con títeres programado por el Inbal se está presentando los sábados y domingos a las 13:00 horas, hasta el próximo 26 de junio en el Teatro Isabela Corona

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de mayo de 2022.- Los alebrijes son la puerta a un mundo onírico y fantástico. La compañía teatral La Trouppe se inspiró en Pedro Linares López, reconocido artista por su aportación a la cultura nacional, para desarrollar Cuando canta un alebrije, montaje de títeres dirigido a las pequeñas infancias con el cual las y los espectadores podrán conocer a seres inspirados en animales y elaborados con alambre, papel y pinturas de colores.

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), a través del Programa de Teatro para Niñas, Niños y Jóvenes de la Coordinación Nacional de Teatro, y La Trouppe, están presentando Cuando canta un alebrije, obra adaptada y dirigida por Mauro Mendoza y Sylvia Guevara, con un elenco conformado por Lyssette Reyes, Ana María Moctezuma, Tamara Salazar, Carmen Partida, Lourdes Luna y Liza Serrano, sábados y domingos a las 13:00 horas, hasta el próximo 26 de junio en el Teatro Isabela Corona, el cual se encuentra ubicado en Eje Central Lázaro Cárdenas No. 445, colonia Tlatelolco, en el marco de la estrategia #VolverAVerte de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.

Cuando canta un alebrije narra la pesadilla originada por la fiebre tras una indigestión, en la cual el cartonero creador de estos seres, Pedro Linares, viaja a un bosque del inframundo donde transita con seres extraños de colores con alas, plumas y cuernos: los alebrijes, hasta llegar al infierno, engañado por el mismísimo Diablo, donde demonios y seres históricos le realizan un juicio para deliberar cómo regresará al mundo de los vivos.

Se trata de la obra ganadora del primer lugar de dramaturgia para títeres, certamen convocado por el Museo de Arte Popular. La puesta en escena cuenta con la participación de Toño Canica, acompañado por las y los mencionados titiriteros y música con ritmos tradicionales mexicanos interpretada en vivo.

“La historia se desarrolla en tres escenarios distintos: la casa de Pedro Linares, el bosque de los alebrijes y, al final, el inframundo. Niñas y niños, junto con sus acompañantes, vivirán en un mundo de fantasía y emociones durante toda la obra. A nivel escénico, realmente hay una avanzada en el sentido del teatrino tradicional como lo conocemos. El montaje utiliza la técnica de títeres de varilla o javanés. Nuestro escenario cuenta con tres niveles diferentes, con polichinelas y luces”, refiere en entrevista Sylvia Guevara.

La autoría y dirección musicales son de Marco Antonio Serna: la realización de títeres, de Susana Hernández e Isidro Negrete, y el diseño de iluminación, de María del Carmen Mercado.

Habrá un estricto apego a las medidas de protección para artistas, trabajadores y asistentes. El cambio de programación está sujeto a las condiciones sanitarias establecidas por las autoridades de las secretarías de Salud y de Cultura del Gobierno de México.