Ayer estuve en Six Flags y lo único que les puedo decir es que si piensan ir, ya no lo piensen, vayan…
Antes de que enruquezcan más…
Todavía sigo traumado.
Anoche tuve como 3 sueños en que me moría…
Y yo que me las daba de intrépido.
O sea, sí hay su lógica…
Qué hace una persona de mi edad donde para subirse el requisito es medir más de 1.20 metros… aunque ya no crean en los Reyes.
Luego, en todos los juegos dicen, entre otras cosas, que para subirse hay que tener fuerza corporal… Claro, porque cuando te bajas lo haces todo guango y descoyuntado.
Y en el que te suben acostado a 60 metros de altura y te dejan caer sostenido de un cablecito (es lo más parecido a un orgasmo en seco que me ha pasado), los operadores te dicen que sí suelen subirse adultos, personas mayores… ¡¡¡De de 40 años!!! ¿Y los de mi edad dónde quedamos? Ya ni hablar de la resortera que te lanza a 100 metros de altura a más de 100 kilómetros por hora… Y en los chicotazos la pinche silla da de vueltas enteras hacia adelante y hacia atras… Igual que en el super woman que giras sobre tu propio eje justo en la parte que sientes que te vas a salir del carril… Si no estás loco, sales loco.
Luego, no sé si fue la gracia del destino o una simpática conjunción de casualidades, pero por el orden de los juegos en que nos fuimos subiendo… El siguiente estaba cada vez más cañón que el anterior… Y eso que empezamos en el Kilauea y terminamos en el Superman.
Así que les digo, si todavía creen caber en los asientos, no ser cardíacos ni diabéticos y tener bien acomodados el esqueleto y la dentadura… Vayan y diviértanse… y si no se quieren subir, entonces sólo vayan a comer todas las golosinas que hay y lleven a sus hijos y nietos a divertirse.

Pd. Recomendación… Si quieren pasársela como enano y subirse a todos los juegos que te sacan canas verdes, moradas y azules, vayan tempranito bien almorzados y ya no coman nada, a menos que tengan la intención de devolverlo antes de tiempo.