La Planchada: la leyenda de la enfermera del Hospital Juárez

235

Por: Paulina García M.

La CDMX alberga una gran inmensidad de leyendas de terror, una de estas historias es la de “La Planchada”, la cual tiene diversas versiones, pero la más conocida, asegura que se trata de una enfermera que actualmente se aparece en el Hospital Juárez y ayuda a los enfermos administrándoles sus medicamentos y cuidándolos cuando están graves. 

Esta leyenda data de mediados del siglo XX, cuando la enfermera Eulalia laboraba en el Hospital Juárez, se trataba de una mujer hermosa de ojos azules, quien cuidaba mucho su aspecto personal y siempre llevaba su ropa perfectamente planchada; además de ello, amaba su vocación y era muy servicial con cada uno de sus pacientes.

Todo cambió en la vida de Eulalia cuando conoció a un médico llamado Joaquín, un hombre apuesto y con un gran encanto que la flechó desde los primeros días. La atracción fue tanta que, a pesar de que la gente rumoraba que Joaquín coqueteaba con varias mujeres, Eulalia inició un romance con él, quien se encargó de seguirla enamorando e incluso le propuso matrimonio, a lo que la enfermera no dudó en acceder. 

Sin embargo, semanas antes de que se realizara la tan anhelada boda, Joaquín le comentó a su enamorada que debía hacer un viaje a un congreso médico, ella le deseó lo mejor, sin saber que él acababa de renunciar a su trabajo y había partido para casarse con otra mujer con la que ya estaba comprometido desde antes de iniciar su relación con la enfermera. 

Cuando Eulalia se enteró de la verdad, se rompieron todas sus ilusiones, la invadieron sentimientos de rabia y tristeza, hasta que se sumió en una depresión que provocó que descuidara su aspecto físico, también comenzó a desquitar su furia con los pacientes, tratándolos mal e incluso fue negligente con algunos de ellos. 

Con el paso del tiempo, Eulalia enfermó y fue internada en ese mismo hospital, en donde pasó los últimos días de su vida, en los cuales se arrepintió del mal trato que les dio a sus pacientes y deseó tener una oportunidad para resarcir los daños que provocó. 

Se dice que, para poder quitar sus culpas, Eulalia volvió del más allá para cuidar a los enfermos que actualmente están en el Hospital Juárez y son varios los testigos que afirman que han sido atendidos amablemente por una joven con las características de “La Planchada”, mismos que, se llevan una gran sorpresa cuando les dicen que tal enfermera no existe o es un alma en pena.