¿Qué le resulta más fácil a usted: apelar a su bondad o a su inteligencia? Si puede a las dos, felicidades. Si se le facilita sólo una, con eso es suficiente por ahora. Mire pues, piense por un momento en sus metas, todos sus anhelos, las cosas y las personas que más ama, aquello que la apasiona y también en lo que lo erotiza. Evoque su relación más íntima, sana y correspondida. Y hasta piense cuando a razón de estar en una relación se ha creído el ser humano más feliz del mundo. Bien, ¿usted cree que eso que está imaginando o sintiendo es privativo y exclusivo sólo para algunos? ¿Puede asegurar que lo que usted siente o piensa es idéntico a lo que otros hacen? ¿Condicionaría el placer y la integridad de su persona, o el de los demás, al hecho de que todos pensáramos y sintiéramos lo mismo? Si no puede consentir lo anterior, imagine tener que estar insistiendo durante al menos un siglo que no tiene que ser así.

Es aquí donde echa mano de su bondad, su inteligencia o ambas: si usted no se siente atraído hacia una persona del mismo sexo pero conoce u observa a alguien que sí, no se concentre en ello. Continúe con su vida, disfrutando de su atracción hacia el objeto de su afecto. Si usted no se siente atraído hacía una persona de su propio sexo, o no, que antes tenía uno distinto, evoque lo difícil que se la han puesto todos los cánones para ligar que no siempre ha podido cumplir y que le han impedido consolidar aquel amor platónico que siempre ha tenido. En cualquier escenario, concéntrese en su vida y en su felicidad para que pueda merecer la misma bondad que ofrece. Y si le piensa un poco, eso de la agenda LGBTQIII+ es de las teorías de la conspiración más tetas y pendejas que hay. Si con una agenda heterosexual de matrimonio monógamo y patriarcal durante 17 siglos no han logrado que los matrimonios sean monógamos, que los hombres y las mujeres ejerzan su sexualidad a conveniencia y placer, y que exista la diversidad de gustos y prácticas sexuales, ¿qué le hace pensar que una campaña en redes sociales sostiene una conspiración global y hasta intergaláctica para diseminar la homosexualidad?

Lo que se está promoviendo en el respeto a todos y, en especial, a quienes han tenido que sufrir durante siglos la persecución impuesta por una agenda y modelo que castiga el incumplimiento de las órdenes comandadas. Disfrute de su vida y deje disfrutar, viva su vida y deje vivir las de otros. Que a usted lo encuentre atractivo o atractiva una sólo persona no significa que el resto le tengamos que decir que no lo hacemos. Igualmente, si usted no encuentra atractiva una práctica u orientación sexual, no tiene que avocarse a reprobarla tanto como debería concentrarse a disfrutar de las que sí le gustan. ¿Recuerda que fobia significa miedo? ¿A qué le tendría miedo de la homosexualidad? ¿Cree que le gusta pero le asusta? Sea más homo sapiens sapiens y menos homopendejo, o peor, homofóbo, porque a todos nos gustan los homo pensantes y bien concentrados en lo que deben.

 

P.D. Homo es el genitivo de hominis (humano). Homofóbo es un humano con miedo. Homo sapiens es un humano sensato o sabio. Pueden elegir.