La UNAM no tiene capacidad para expedir cheques para saldar adeudos con sus trabajadores pero si tiene capacidad para expedir cheques de 2 pesos….Aquí la explicación….

76

Por Yohali Reséndiz

¿Qué se compra con 2 pesos?

Tortillas, una telera, un par de chicles, cilantro…

En los últimos meses hemos visto circular en redes sociales imágenes de recibos de nómina donde la cantidad pagada al trabajador de la Universidad Nacional Autónoma de México es por el monto de $2 pesos M.N. (sic).

¿Pero por qué ocurre esto?

Muchos nos preguntamos, ¿cómo es posible que la máxima casa de estudios pague a sus docentes $2 pesos por un período de trabajo?

Antes de responder a esta pregunta es importante mencionar que la UNAM mantiene al sector más desprotegido de su personal docente en una situación de precarización laboral.

Este sector se compone de las profesoras y profesores de asignatura y de los ayudantes de profesor o profesora.

De acuerdo con datos de la UNAM, el 64.7% de los nombramientos en la UNAM son de personal de asignatura, mientras que el 9.4% corresponde a los ayudantes.

De manera que tres cuartas partes de un personal de cerca de 40,000 trabajadores corresponde a estos sectores.

A pesar de lo anterior, el sueldo de un profesor de asignatura es alrededor de $100 la hora, y el de un ayudante es de $75 .

Si, leyó bien.

Esta situación es preocupante dado el alto grado de preparación del personal docente: en la mitad de las horas clase impartidas por un docente de asignatura, el docente cuenta con estudios de posgrado.

Lo anterior explica por qué los salarios de gran parte del personal docente y ayudantes de la UNAM son bajos, pero no explica cheques de 2 pesos.

Así que vayamos por partes:

Vayamos al concepto de “adeudo de sueldos”, un concepto que aparece en los recibos de nómina de diversos docentes. Hasta donde se tiene registro, desde el año 2009, es utilizado por la UNAM para cobrar dinero adeudado por el trabajador.

El motivo de estos adeudo es, usualmente, un error administrativo por parte de la institución.

Les explico, ocurre con frecuencia que trabajadores modifican su nombramiento a uno con menor paga o dejan de laborar para la institución y esta modificación en su status laboral transita por la burocracia universitaria con lentitud, de manera que, si el nombramiento ocurrió en una determinada fecha, en ocasiones tarda hasta tres quincenas para que la modificación se vea reflejada en el sistema, dando lugar a que durante dichas quincenas el trabajador perciba, sin ninguna falta de su parte, una mayor paga a la que debería y a que, por lo tanto, la UNAM recupere el dinero adeudo a través de la figura de ‘adeudo de sueldos’.

Asi, esta figura es utilizada por la institución de manera opaca. Por ejemplo, existen registro de casos de trabajadores que dejaron de laborar para la universidad. Al reingresar a trabajar para la universidad, meses después, la institución les cobra el dinero correspondiente a los cheques expedidos a su nombre durante el período del ajuste administrativo. Esto ocurre a pesar de que el trabajador jamás cobró dichos cheques, pues ni siquiera tenía notica de ellos. Resulta poco creíble que la institución desconozca que los cheques no fueron cobrados, e injusto que el trabajador vea su paga reducida por un error independiente de y desconocido para ella o él.
Adicionalmente, el contrato colectivo firmado por la Asociación Autónoma del Personal Académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (AAPAUNAM) afirma:

“Sólo podrán hacerse retenciones, descuentos y deducciones al salario de los trabajadores académicos en los siguientes casos:

CLÁUSULA No. 45
RETENCIONES, DESCUENTOS Y DEDUCCIONES

I. Cuando el trabajador académico contraiga deudas con la UNAM o por concepto de anticipo de salario.

II. Por concepto de cuotas sindicales ordinarias y extraordinarias, a petición de la AAPAUNAM.

III. Para cubrir las cantidades pagadas en exceso por error de la UNAM, dichas cantidades deberán ser comprobadas al interesado.

El término para iniciar este descuento será de treinta días a partir del momento en que la UNAM detecte el pago en exceso.

En los casos previstos en las fracciones I, II y VI de esta cláusula los descuentos quincenales correspondientes no podrán ser mayores del 30% del excedente del salario mínimo, ni la cantidad exigible superior al importe del salario de un mes en los términos de la Ley.

La UNAM deberá especificar claramente en el talón de pago cada uno de los conceptos por los que se hacen descuentos y retenciones. Asimismo, señalará los conceptos por pagos adicionales o especiales.

Esta cláusula exhibe aún más irregularidades a las previamente expuestas:

1. Como se puede observar en los recibos de nómina, los descuentos realizados al trabajador son mayores al 30% del excedente del salario mínimo, pues corresponden a casi la totalidad de sus percepciones.

2. La UNAM no especifica en el talón de pago los conceptos que motivan este adeudo de sueldos.

Los “adeudos de sueldos” y la baja paga a los docentes de asignatura y ayudantes explican los cheques de $2.

Y nos preguntamos:

¿Por qué la UNAM ha permitido la precarización de tres cuartas partes de su planta docente?

¿Por qué la UNAM cobra deudas a sus trabajadores que son responsabilidad de la institución y en violación al contrato colectivo?

Aclaremos entonces que este último cheque de $2 del que tenemos noticia es de la quincena del 16 al 30 de marzo.

Y remarquemos que el 22 de marzo la UNAM se comprometió públicamente a saldar las deudas de pagos con su personal docente, deuda que por cierto, a la fecha no ha sido saldada.

Sorprende entonces que la Universidad no tenga la capacidad de expedir cheques para saldar los adeudos con sus trabajadores, pero sí tenga la capacidad de expedir
cheques de $2…

Lo que piensen…. la respuesta es: sí….

¿Tienes una denuncia?

Escribeme a periodismoatodaprueba@gmail.com

¿Ya me sigues en Twitter?

@yohaliresendiz