Exigen justicia por la muerte del médico interno Jorge Alejandro López Rivas

5

Tras la muerte el pasado 4 de enero del médico interno de la UNAM, Jorge Alejandro López Rivas, por complicaciones derivadas del COVID-19 luego de ser obligado a trabajar sin el equipo mínimo indispensable, sus colegas médicos han denunciado la muerte de su compañero ya que declararon que “se vulneraron sus derechos como interno”.

Los médicos internos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN), adscritos al hospital del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), protestaron y se declararon en asamblea permanente. Además, denunciaron también la falta de equipo médico y de protección adecuados para la toma de muestras, atención y reanimación de pacientes con SARS-CoV-2.

Jorge Alejandro López Rivas tenía 29 años, era estudiante de la FES Iztacala y médico interno de pregrado en el Hospital General “Dr. José María Rodríguez”, en Ecatepec. Sus compañeros y familiares declararon que en varias ocasiones atendió a pacientes sospechosos de COVID-19 sin la protección necesaria.

Desde el 12 de diciembre, Jorge Alejandro presentó diversos síntomas relacionados al COVID-19, sin embargo, al reportar su estado de salud los encargados del área le ignoraron y obligaron a cumplir con su guardia, “ya que de lo contrario se tomaría como incumplimiento de su labor”. Mientras continuaba con su guardia, su estado de salud empeoró hasta que el 4 de enero fue ingresado al hospital en estado de gravedad y 40 minutos después, falleció.

Por ahora, la directora de la FES Iztacala de la UNAM, María del Coro Arizmendi Arriaga, retiró al equipo de Médicos Internos Pasantes de Pregrado que fueron asignados al Hospital General “Dr. José María Rodríguez”.

Con información de Magaly Montoya