David García Salinas, un ícono de la nota roja

16