Conmemoran el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer con manifestaciones

29

Por Jorge Augusto Peña


El día se eligió por el asesinato de tres activistas dominicanas en 1960

El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, aunque en realidad son dieciséis días los que se dedican a concientizar respecto a la violencia de género, de tal modo que, cuando transcurren, llega el día internacional de los derechos humanos, es decir, el 10 de diciembre.

En el marco de lo que representa este día, activistas alrededor del mundo se manifestaron exigiendo a sus líderes políticos mayor seguridad para las mujeres y las niñas.

Así sucedió en Ucrania, donde Anya Alian, activista miembro del grupo en pro de los derechos de la mujer, “Femen”, se manifestó en topless con el mensaje “detengan la violencia contra la mujer” escrito en el torso. Reclamó que se ratifique el “Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica”, también conocido como “Convenio de Estambul”. 

Anya dio su mensaje en frente de la oficina del presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ubicada en Kiev, capital de ese país. Miembros de la policía la retiraron del lugar. El Convenio de Estambul ha sido firmado por 46 países y ratificado por 36.

Relacionado a lo anterior, la ONU ha registrado un aumento del 40% en lo que se refiere a violencia doméstica contra la mujer, la raíz de este aumento, asegura, está en el confinamiento. Por eso es prioritario detener la violencia contra la mujer, porque no deja de aumentar.

En Alemania, tres activistas, también miembros de Femen,  se manifestaron frente al Ministerio Federal de Asuntos de la Familia, la Tercera Edad, la Mujer y la Juventud, en Berlín, portando máscaras de Franziska Giffey, a quien reclamaron detener la violencia contra la mujer. 

En Polonia se han estado manifestando desde hace semanas debido al descontento que generó una ley que prohíbe abortar en caso de que el producto tenga enfermedades congénitas, esto se considera violencia contra la mujer al no dejarla decidir que pasa en su cuerpo, pero, sobre todo, en su vida. 

Se tiene conocimiento de que la Unión Europea tiene preparado un plan estratégico para empoderar a las mujeres, niñas y comunidad LGBTQI, y ha sido rechazado por Polonia y Hungría.

Se sabe que también se planean manifestaciones organizadas por miembros de Femen, en países de Europa donde la violencia de género no deja de ser un problema grave como en Francia y Turquía.

Un poco de historia

Aunque sea en Europa donde actualmente manifestaciones feministas alcanzan una mayor cobertura por parte de los medios, la idea de un Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer surgió en América Latina.

Durante el primer Encuentro Feminista de América Latina y el Caribe, llevado a cabo en 1981, se acordó que el 25 de noviembre será conmemorado el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. 

El día se eligió en honor a las tres hermanas Mirabal, Patria, Minerva, y María Teresa, quienes eran activistas de izquierda que se oponían a la dictadura del entonces jefe de Estado de la República Dominicana, Rafael Leónidas Trujillo.

Rafael era un dictador que hacía honor al título de tirano, gobernó desde 1930 hasta 1961 y fue responsable de actos inhumanos como el asesinato, secuestro y tortura de sus opositores, cosa que se volvió incluso normal durante su gobierno.

Entre sus opositores más relevantes estaban los miembros del grupo que se autodenominó “14 de junio”, eran activistas de izquierda que defendían, entre otras cosas, una mayor inclusión de la mujer en la sociedad, sobre todo en la educación y en la política. Fue una de las hermanas Mirabal quien fundó el grupo junto a su esposo. 

El viernes 25 de noviembre de 1960, las tres hermanas, Patria, Minerva y María Teresa, fueron secuestradas y asesinadas por ser opositoras a la dictadura, cosa que las convirtió ante, los ojos de Rafael Leónidas, en “comunistas”.

Este asesinato no lo pudo justificar, a pesar de haber escondido sus cuerpos en un automóvil que hizo caer por un barranco para simular un accidente. El asesinato de las hermanas Mirabal aumentó el descontento hacia el sistema político de la República Dominicana por parte de Estados Unidos, quien tuvo un papel de suma importancia en el fin de la dictadura.