El ministro de la supuesta corte de justicia, Medina Mora, salió millonario. No vayan a pensar mal, el sudor de su frente y su trasero se lo merecieron, porque con uno asentía y con el otro se empi… Nada está claro hasta ahora, quizá nomás armó unas tandas que coincidían con su estado de ánimo y criterio justiciero, y entre más suprema la justicia más suprema la transferencia a sus cuentas en el extranjero. Vamos a esperar que los especuleros averigüen y la justicia, si no suprema, al menos básica se haga y nos aclare por qué ganan tanto si juzgan a puros inocentes. Y todavía la hacían de tos por la austeridad. Chale.