VÍDEO | Conoce al “Loro Drácula”

46

Es probable que cuando escuches la palabra “loro” te imagines a uno de esos hermosos pericos verdes que por muchos años han acompañado a tu tía en su casa y que, si resultaron diestros y fueron entrenados, suelen repetir palabras u oraciones y te saludan cuando entras al lugar en donde viven. Pero apuesto a que jamás se te había ocurrido que no todos los pericos son verdes o de colores “muy alegres y amigables”. Déjame contarte de la existencia de un loro con un plumaje tan imponente y majestuoso, que parece que el mismísimo Bram Stoker lo inventó… Se trata del loro de Pesquet, loro Aguileño o (como preferiría llamarlo yo) loro de Drácula. Podrás ver que su plumaje rojo con negro y café le han valido ese increíble nombre. Este loro es un ave propia de los bosques lluviosos y selvas montañosas de Papúa Nueva Guinea (no de Transilvania, no tenemos tanta suerte) que parece tener el cuerpo de un loro y la cabeza de un cuervo.

Es un animal que de adulto puede llegar a medir hasta 45 cm desde el pico hasta la cola y a pesar entre 600 y 800 gramos. Aun con su gran tamaño, no se trata de un ave de rapiña, sino más bien es frugívoro y también se alimenta de flores y néctar. Se cree que la falta de plumas en su cabeza se debe a una adaptación producto de su dieta, puesto que de esta forma, al buscar su alimento la plumas no quedarán pegajosas con residuos, pero en realidad no se sabe.

Su nombre también se debe a que quienes han escuchado su chillido lo describen como áspero y duro, lo que se puede interpretar como un atemorizante gruñido propio de un ave con traje rojinegro.

 

Actualmente, se considera una especie en peligro de extinción, pues en Nueva Guinea quedan entre unos 20 mil y 49 mil ejemplares, un número que va a en decrecimiento debido a la destrucción de los bosques donde viven y por su cacería furtiva al querer adquirir su característico plumaje, que es negro en su mayoría con toques en gris, además de un intenso color rojo en la zona del estómago.

Con información de Ximena Delgado.