¡Socorro! ¡Las luciérnagas están en peligro de extinción!

19

Por Ximena Delgado

Hace algunos años, cuando era niña recuerdo que cuando salíamos a carretera era muy común que el parabrisas del coche se llenara de insectos y que, por ello, tuviéramos que pasar a la gasolinería a que nos limpiaran los vidrios porque tanto “animalejo” (en un buen sentido) ya no nos dejaban ver con claridad. La realidad hoy en día es muy diferente y demasiado triste, ya que no sólo animales de pequeñas, medianas y grandes especies están amenazados o perdiendo terreno de sus hábitats debido a las acciones humanas, también los pequeños animalitos invertebrados como los insectos están padeciendo las consecuencias del Cambio Climático, tanto que ya es posible ir y venir de un lugar a otro por carretera y regresar, la mayoría de las veces, con el parabrisas intacto.

Es por ello, que ante dicha llamada de atención por parte de la naturaleza en cuanto la disminución de los insectos y el papel tan importante que tienen para el equilibrio de esta, te hablaré de las principales causas por las que se ha declarado a estos luminiscentes “amigos del bosque” como una especie más en peligro de desaparecer de la faz de nuestra amada y tan explotada Tierra.

Todo comenzó con una investigación en la Universidad de Tufts, ubicada en Somerville en Estados Unidos, por parte de la profesora de biología, Sara Lewis, quien comenzó a preguntarse acerca del estatus de las luciérnagas, ya que existen más de dos mil especies de este insecto y es posible encontrarlas en todo el mundo. Con apoyo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la profesora Sara realizó una encuesta a los investigadores de diversas partes del mundo. Su finalidad era reconocer cuáles son las principales amenazas de las especies locales de luciérnagas de cada país.

Lo que encontraron es que son tres las principales causas de que la población de este insecto haya disminuido de manera considerable y notoria en los últimos años a lo largo de globo terrestre. La desaparición de sus hábitats, la luz artificial y los pesticidas son las tres razones principales. La primera y la tercera pueden sonar bastante lógicas. El hecho de que los lugares en donde estos “bichitos” habitan sufran cambios y se reduzcan sus espacios, altera los ecosistemas y con ellos se les priva de las condiciones necesarias para que completen sus ciclos de vida. En cuanto a la luz artificial, esta ha logrado alterar el biorritmo de estos (y muchos otros) animales y, por supuesto, sus ciclos de apareamiento. Entre más luz artificial, menos rituales lumínicos y menos ciclos de apareamiento, y por ende, menos luciérnagas.

Haz de saber, que en algunos estados de la República Mexicana es posible encontrar los famosos “santuarios de luciérnagas”, como por ejemplo en el Estado de México, Tlaxcala y Puebla. Así que no estamos exentos de este problema y debemos de crear conciencia de que todos deberíamos estar llevando a cabo acciones más concretas para evitar que más animales desaparezcan. Por fortuna, muchas personas hemos tenido la suerte de encontrar a alguno de estos increíbles insectos cerca de un bosque (incluso, recuerdo que hace poco, tuve la dicha de entrar a una sala de la Cineteca Nacional y percibir en el aire una pequeña y verde luz flotante mientras la función corría en pantalla. ¡Claro que se trataba de una luciérnaga!). Si todavía no has tenido la oportunidad de encontrarte con una, ni siquiera en el jardín de tu casa, imagina lo horrible que sería que las posibilidades de que eso pase sean nulas, porque se extingan. Es triste pensarlo, ¿no?