En relación con la denuncia publicada hace unos días en este espacio, nos escribieron de la clínica Hope pidiéndonos derecho de réplica. Cabe mencionar que éste se encuentra abierto a todas las personas que lo soliciten pues está sección no es de trabajos periodísticos o nota informativa. La sección de DENUNCIAS es un espacio abierto de buena fe para todas las y los lectores que tienen algo que denunciar, y el contenido es responsabilidad de cada denunciante.


Que en términos del presente escrito y visto el contenido de su nota  informativa bajo el rubro “DENUNCIAN NEGLIGENCIA POR PARTE DE UNA VETERINARIA”, publicada  del día de  fecha 18 de septiembre de  2019  le manifiesto que  dicha  nota  fue publicada  en perjuicio de la VETERINARIA de nombre HOPE  A MI CARGO,  POR LAS SIGUIENTES RAZONES, por las  siguientes razones  y el  presente ocurso tiene como finalidad aclarar la situación debido a todo lo que se ha dicho, de las cuales muchas cosas han sido omitidas y otras más son falsas; sin embargo le manifiesto que efectivamente el paciente en mención fue intervenido y falleció en la clínica veterinaria HOPE. Ante la clínica la titular de la mascota es la señora María de la Luz Flores y/o su hijo José Manuel Estrada Flores; personas con las cuales el médico Luis Eduardo Lara mantuvo contacto desde el momento de la consulta, el día que se recibió para cirugía y así mismo les explicó detalladamente todos los términos, riesgos y situaciones que dicho procedimiento podría conllevar; así mismo, la señora antes citada firmó conscientemente  una hoja responsiva la cual se anexará más adelante.

Es importante mencionar que dicho paciente se presentó a consulta el día martes 10 de septiembre y sus propietarios comentaron que el paciente llevaba fracturado aproximadamente 3 semanas.

Durante la consulta se le preguntó al propietario el porqué de la demora en la atención a la mascota. La propietaria argumentó que se debía a falta de recursos. Se valoró al paciente, se observaron las radiografías (mostrando exclusivamente las extremidades) y se estableció un presupuesto de cirugía en $5500, de los cuales sólo se saldaron $4500. Así mismo se le comunicó a la propietaria que dicha lesión se repararía mediante clavos y tornillos interfragmentarios; cabe mencionar, que el costo de la cirugía era superior al presupuesto dado, haciéndose un reajuste económico en consideración a la situación externada por la propietaria durante la consulta;  se cita textualmente: “El perro me lo regaló mi hija y me dijo que yo me tenía que hacer cargo.”

De antemano sabemos que lo anterior mencionado quizá no es algo apropiado por respeto a  la señora que lo merece. Si lo hacemos es porque la gente que ha publicado esto no ha tenido la consideración del grado de afectación que esto ha conllevado  a terceras personas tanto al personal que aquí labora y a sus respectivas familias; a medida que se han suscitado agresiones tanto cibernéticas como físicas.

Exhortamos a quienes hicieron estas publicaciones agrediendo, peleando y reclamando;gente que ni siquiera asistió a la consulta, que no conocía los términos acordados para la cirugía y que no apoyaron a la propietaria a la brevedad para atender al paciente y no dejar pasar tanto tiempo (3 semanas), a que se presenten en la clínica para aclarar las cosas.

Sin más por el momento es parte de lo que tenemos que decir. La clínica y el médico no se niegan a nada, se cuenta con el informe médico que se exige, las pruebas existen, las radiografías están. Dicha gente quedó de venir el sábado 14  o el domingo 15  y no se presentaron; a partir del miércoles 18 de septiembre se ha tratado de establecer contacto con ellos y hemos sido evadidos (argumentando que están buscando las formas de proceder o que no tienen tiempo). Cualquier cosa estamos a sus órdenes.

 

“No sé nos permitió verlo”

La propietaria asistió a las 9:30 am y se le comunicó que los horarios de visitas eran de las 11:00 a las 17:00 hrs. Como se había acordado previamente el de día de la cirugía.

Radiografías

La cirugía concluyó de manera exitosa, el perro se encontraba en recuperación y el problema fue el siguiente:

El paciente no asimilo la anestesia adecuadamente (anestesia inhalada); en estudios realizados posteriormente tales como radiografías se puede apreciar una cardiomegalia (agrandamiento de corazón).

 

“No nos mostraron radiografías”

Las radiografías existen, les fueron mostradas exclusivamente a las personas que vinieron, no se les permitió llevárselas debido a que se considera un material interno, el cual no fue solicitado por los clientes.