Matilda: 30 cosas que aún podemos aprender (Segunda parte) | por Raúl Brunó

67

Junio ya llegó, el mes de orgullo dicen, ya discutiremos en otro momento, pasó el día de las madres (espero que no las chingaran ese día, es más ojalá no la chinguen nunca), pasó el día del maestro, besos y abrazos a los míos, educar el alma pero también el corazón, así nomás, pero nunca menos. El día del estudiante (a mí siempre me tocan los mejores del mundo), ya se asoma el día de los papás (ajá…). Es momento de compartirles la segunda parte de Matilda: 30 lecciones que aún podemos aprender. (la primera anda por acá en la página de mi muy admirada y querida Fer Tapia, si, en nuestra sección de #sensualízate)

16.- En la lección 14 aprendimos que todos necesitamos de una maestra Miel, ahora les invito a que ustedes se conviertan en esa maestra Miel de los y las que los rodean, no sabemos quien en este momento puedo estar gritando en silencio ayuda. No se ustedes, pero en estos tiempos de cuarentena, estoy convencido que los docentes teníamos una oportunidad de oro, acercarnos a nuestros alumnos, ya sabe, no ese acercamiento escolar, académico y frío, yo hablo de acercarnos y verlos, escucharles y abrazarles en la distancia.

17.- A los niños debemos valorarlos por lo que son no por lo que saben. A mis niños y niñas (de entre 17 y 25 años, promedio) también les propongo la idea de concebirse fuera de un número, las personas somos valiosas por lo que hacemos sentir a los otros cuando hablamos, cuando los abrazamos, cuando los cuidamos.

18.- Llegar a un lugar nuevo siempre nos dará miedo, pero los buenos tratos nos harán que entremos en confianza rápidamente. El miedo no paraliza, nos impulsa para correr más a prisa. Tratemos al otro como nos gustaría ser tratados (seguro mucho me equivoqué en otros tiempos, tratando a muchos con poco tacto, seguro me sigo y seguiré equivocando, de eso va la vida también, juro que soy más cuidadoso).

19.- La distancia que recorre la bala depende del esfuerzo que se le imprime. Así mismo funciona la vida, el éxito depende del cuidado y dedicación que dediquemos.

20.- Mire Licenciada: Una niña no logran nada haciéndose “la inteligente”. Una niña y un niño deberían lograrlo todo, para eso estamos los adultos para impulsar su vuelo.

21.- A veces no estamos donde queremos estamos donde nos necesita el mundo. La maestra Miel se quedó en esa espantoso lugar no por el sueldo, ni por el ambiente de trabajo, seguro estoy de que eligió mantenerse firme por amor a su trabajo y por ese inmenso amor a los niños. ¿se vale amar a nuestros estudiantes? SI.

22.- Véase a usted y véame a mi: usted lee libros, yo me arreglo. Esta bien elegir juegos de Bingo por encima de la lectura de Moby-Dick, lo que nunca será aceptado es anteponer mis intereses por encima de los demás.

23 ¡Tú puedes Bruce! ¡Tú puedes! ¡Bruce, Bruce, Bruce! Si, una de las escenas mas emblemáticas nos enseña que a veces la confianza viene de afuera, que siempre necesitamos confiar y que basta con que uno confié en nosotros con una palmada o un “cuenta conmigo” para revitalizar al otro de energía positiva que lo inviten a devorarse todo ese pastel de problemas.

24.- ¡Yo no soy como su como mi padre! ¡eres su viva imagen! Estas frases pueden ser, son, demoledoras, no sólo por el terrible hecho de ser comparado, sino porque la comparación implica toda una carga cultural que trastoca a alguien tan cercano, nada más nuestro padre. Algunos hasta les ponen el mismo nombre a sus hijos que el de ellos o sus abuelos. ¡Auxilio!

25.- Guarda todo lo que tenga color. Cuando Tronchatoro entraba al salón de la maestra Miel, esta guardaba todo lo que tuviera un rastro mínimo de color. A veces llegamos a espacios hostiles y complejos, de trabajo, donde nos exigen ser o entrar a un molde en específico, pero al cerrar la puerta y entrar a tu saló/oficina/espacio podemos crear verdadera magia.

26.- Mi idea de la escuela perfecta, es una donde no haya niños. Y en lugar de sonar irónicos deberíamos de comprender que a veces nuestros deseos están más allá de nuestras posibilidades/realidades, debemos ser flexibles y aceptar lo que tenemos, en lugar de preocuparte, ocúpate.

27.- ¡Está enseñando ortografía, no poesía! Muchos pueden ser los cuestionamientos hacia nuestro ejercicio en la vida, bienvenidas las críticas, el conflicto llega cuando se comienza a cuestionar incluso hasta la manera en la que vivimos nuestra propia vida. Limites, siempre son necesarios.

28.- Los niños tardan tanto en crecer y lo hacen a propósito para molestarme. Disfruta tus tiempos, incluso esos cuando todo este gris, cuando llueva fuerte y haga mucho frío, pus recuerda que los peores momentos también pasarán.

29.- ¡Yo te voy a arreglar!: quien no se ha sentido Tronchatoro y ha querido arreglar a sus amigos, a sus hermanos a sus padres, es más nos atrevemos incluso a querer “arreglar” a nuestra pareja. ¡No!, a las personas no se les arregla de nada, a las personas se les ama, y ya.

30.- Los actos de amor más puro pueden ocurrir a veces en los momentos menos indicadas y pueden venir de las personas menos esperabas. Así les pasó a los progenitores (padres no, pues padres son los que cuidan, los que abrazan, los que aman) de Matilda, el primer gran acto de amor fue dejarla en libertad.

Nos leemos pronto en #sensualízate, compartan, difundan, coment