MATILDA: 14 Lecciones que aún podemos aprender. (Primera parte)

56

Por el Educador Sensual Raúl Brunó

Hace poco más de un mes que no los visitaba, la verdad es que han sido tiempos duros, tiempos de mirar hacia dentro, tiempos que brindan espacios para reflexionar, para tomar decisiones y creo que más que nunca, estos escenarios tendrían que invitarnos a replantear el rumbo, a replantearnos ¿quienes somos? pero sobretodo, replantearnos ¿qué queremos para nosotros?
La vida parece a veces un sueño efímero, cuando nada nos preocupa, cuando aparentemente tenemos todo, la vida pareciera que no avanza, pareciera que es eterna, desafortunada, plana y hasta la hemos llegado a acusar de aburrida.
Cuando vienen las crisis, cuando se asoman los quiebres, es cuando nos damos cuenta que la vida se nos va, que la vida la tenemos prestada por un día, el contrato termina la hora te vamos a dormir y vuelve empezar cuando despertamos. Ojala ustedes y yo agradeciéramos siempre este día como el más importante de nuestra vida, y así con mañana y pasado.
Hoy en este día tan importante y lleno de simbolismos, donde la niñez no es igual para nadie, es más es dolorosa para algunos, es arrebatada para otros, es amorosa para los menos, hoy quiero platicarles lo que la película “Matilda” pudo habernos enseñado y quizá ni nos dimos cuenta, para ustedes y para este día del niño y de la niña, aquí están 14 lecciones que pudiste haber aprendido de Matilda:

1. Cada ser humano es único para bien o para mal: y si ya lo sabemos, de nada nos servirá querer encontrar a un igual a nosotros, a uno igual que nos ame igual, que nos cuide igual, que nos sienta igual. Entienda, de NADA.
2. Lo que necesites en la vida debes conseguirlo tú sólo: incluso si lo que necesitas es amor, por más que argumentemos que los otros deben amarnos, deben cuidarnos, pensemos que esas son tareas que comienzan por uno mismo.
3. El verdadero mejor amigo está en nosotros mismos: sólo tenga cuidado, porque a veces también podemos convertirnos en nuestros jueces mas estrictos, en nuestros verdugos más despiadados, en nuestros enemigos.
4. A veces la familia es el mayor reto de madurez, tolerancia, y amor desinteresado que podemos dar: podemos tener una casa linda, un auto lindo y no necesariamente ser una familia linda.
5. Si una persona es mala se le tiene que dar una lección: Los niños pueden castigar a sus padres.
6. ¡El que me compra un auto me compra a mí!: aplica para cualquier servicio que brindemos, hasta el de pareja, se responsable y comprometido no sólo de palabra. Di la verdad porque desees compartirla y no porque te dejen acorralado.
7. Los negocios sucios no se mantienen en secreto no por mucho tiempo: tampoco las mentiras, ni las promesas incumplidas, y todo aquello que se le pueda a usted ocurrir.
8. Soy grande y tú pequeña, soy listo y tú tonta: No, la valía no esta en el tamaño o la apariencia, esta en lo que transmites cuando hablas, cuando actúas, cuando enseñas, cuando amas.
9. ¿Eres de esta familia? ¿eres de esta familia? Si, también es valido dudarlo, también se puede guardar silencio frente a familias que no aman, que no cuidan, que juzgan, que matan.
10. Eres (inserte su apellido preferido), y debes actuar como tal. No señores, como vimos en la elección uno, para bien o para mal todos somos diferentes. Al final es una elección.
11. Si nada puede ser peor que no ir al escuela, hagamos de la escuela un lugar feliz, lección para mis colegas, escuchen a sus alumnos, cuiden a sus alumnos, respeten a sus alumnos, a veces ustedes son la única esperanza que tienen.
12. A los niños debemos valorarlos por lo que son, no por lo que saben: aplica también para nuestros universitarios.
13. Llegar a un lugar nuevo siempre nos dará miedo pero los buenos tratos no salgan que entremos en confianza rápidamente.
14. Todos inevitablemente en algún momento de nuestra vida necesitamos de una maestra miel. A veces, esas grandes personas que nos aman, que nos cuidan, que nos enseñan lo valiosos que somos se llaman amigos, maestros, papás, pareja o nosotros mismos.
15. Si usted cree que un programa de televisión es más importante que su hija en definitiva usted no debería ser padre. ¿Tienen dudas?

Y como acabo de percatarme que el texto se esta extendiendo vamos a terminar aquí la primera parte y en nuestro próximo #Sensualízate (que prometo, vendrá pronto) la segunda parte de: MATILDA: 14 Lecciones que aún podemos aprender.