ICON es una startup con sede en Austin, Texas y en el evento de SXSW ha mostrado su método para imprimir una casa de una sola planta de unos 75 metros cuadrados cuadrados con cemento en solo 24 horas, una fracción del tiempo que se necesita para una nueva construcción. Si todo va según lo planeado, se construirá una comunidad de aproximadamente 100 viviendas para residentes de El Salvador el próximo año. La compañía se ha asociado con New Story, una organización sin fines de lucro que se dedica a soluciones internacionales de vivienda.

El primer modelo, es un paso hacia la provisión de refugio a las personas en las comunidades desatendidas. Jason Ballard, uno de los tres fundadores de ICON, dice que va a usar el modelo como una oficina para probar su uso práctico. “Vamos a instalar monitores de calidad del aire.

ICON puede imprimir una casa completa por $10,000usd y planea reducir estos costos a $4,000usd por casa. “Es mucho más barato que el típico hogar estadounidense”, dice Ballard. Esto utilizando una impresora llamada “Vulcan” que es capaz de imprimir una casa de 75mts cuadrados y trabajar la impresión en serie, es decir, construir varias casas en una linea recta; en contraste, el apartamento promedio en Nueva York es de aproximadamente 80mts cuadrados cuadrados.

La casa muestra que se encuentra en Austin tiene una sala de estar, un dormitorio, un baño y un porche curvo. “Hay algunas otras compañías que han impreso hogares y estructuras”, dice Ballard. “Pero están impresos en un almacén para luego ensamblarse pieza por pieza.

 

Una vez que ICON complete las pruebas de materiales y el ajuste del diseño, la compañía trasladará la impresora Vulcan a El Salvador para comenzar la construcción. ICON dice que sus casas impresas en 3D generarán un desperdicio mínimo de materiales y los costos de mano de obra se reducirán significativamente. La compañía también tiene la intención de construir casas en los EE. UU. más adelante y ya está mirando más allá de la crisis global de la vivienda para pensar en las comunidades que algún día vivirán fuera del planeta. “Uno de los grandes desafíos es cómo vamos a crear hábitats en el espacio”, dice Ballard. “No vas a abrir un dos por cuatro y colocar tornillos. Es una de las tecnologías de hábitat potencial más prometedoras “.