Por Marques Alexander

Alejandro Camacho Educador de la Sexualidad

Quiénes somos? De dónde venimos? Somos los elegidos? Pues si, entre millones de posibilidades, nosotros fuimos creados con un óvulo y el espermatozoide ganador, el mejor. Así qué hay que darle su reconocimiento y hablemos sin pelos en la lengua de los espermatozoides.

 

Que son? Pues células sexuales masculinas creadas en los testículos y que se almacenan en el epidídimo (la protuberancia que se siente detrás de los testículos) en lo que maduran para después depositarse en las vesículas seminales que se encuentran entre la vejiga y la próstata. Ahí donde las arañas tejen su nido.

 

Se componen de tres partes fundamentales:

– cabeza (incluye el acrosoma que es la puntita, núcleo que es donde lleva la información genética y el centriolo que sirve de unión)

– Porción media (contiene las mitocondrias que se encargan de aportar energía para que funcione)

– Flagelo (sirve como cola para moverse)

 

Como en todo tienen su tiempo de vida de 2 a 5 días y dentro de la vagina pueden vivir de uno a dos días a partir de la eyaculación. Pero no se preocupen por que nunca se acaba la producción de estos, aunque con la edad van perdiendo nutrientes y movilidad.

 

Se pueden mover de 5 a 25 micras por segundo y cuánto es una micra? Pues la millonésima parte de un metro o sea la milésima parte de un milímetro, puede parecer nada pero para estos es mucho ya que miden 5 micras de largo por 2 micras de ancho. Pero como no importa cuánto miden si no cuántos son, por qué llegan a salir 250 millones de espermatozoides en una primera eyaculación, o sea entre 1 y 5 mililitros y de todo el semen sólo del 5% al 10% son espermatozoides.

 

Según los valores referenciales que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), un varón fértil debe tener, por lo menos, 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen. La movilidad progresiva del esperma debe ser de más del 32% y la morfología estricta debe ser más del 4%.

 

Ahora que si somos más morbosos y queremos saber datos curiosos, aquí se los echo o dejo ir:

 

En los ritos paganos de fertilidad esperaban a que el semen saliera de la vagina y este caldo era enterrado en la tierra.

 

En la antigua Roma, siguiendo con el clamor de sus bacanales, los ritos entre guerreros no se podían quedar atrás. Después de pasar una serie de pruebas, estos eran llevados con 3 gladiadores muy bien dotados para realizarles unas felaciones, mayamis, wawis, vamos, unos orales para hacerlos venirse (eyacular) en el menor tiempo posible en su boca para así poder tragarlo, de ahí puede venir el dicho del trago amargo en la vida

 

Al Sur de Francia en 1851, en un pueblo al que la guerra y la represión dejó sin hombres, las mujeres que quedaron hicieron un pacto: el primer varón que llegue será de aquella a la que toque primero. Después, ésta lo compartirá con el resto. Ese hombre -su semen- será la garantía de que el pueblo -un asentamiento remoto en la montaña provenzal- sobreviva al abandono y a la extinción. Esto pasó de boca en boca, el hecho no el semen, que en el 2006 se convirtió en un libro de culto llamado “El Hombre Semen”

 

Así que vénganse quienes quieran echarse una leída.


Comentarios