Claro está que hacía 41 años que no iba a Africam Safari, por eso todo se me hacía tan nuevo, limpiecito y moderno. No vayan a pensar que aquella vez que fui, la primera  ocasión, había todavía dinosaurios con la desángranos. Incluso ahora hacen falta muchas  más horas para tratar de recorrerlo en su totalidad. No sólo existe el recorrido en transporte, propio o en autobús del lugar, si no que ahora hay una zona de juegos de aventuras donde se encuentra desde tirolesa hasta contacto animal. Me dio mucho sentimiento cuando al ingresar vi la estatua de su fundador  junto a una leona. El les trataba como si fueran sus hijos. Y murió en las garras de uno de ellos cuando intentó auxiliar a una visitante que bajó del auto en la zona que en aquel entonces aglutinaba por lo menos 30 felinos mayores. Actualmente quedan muy pocos y los vemos solo a través de vidriera en el recorrido de a pié . El lugar muy bien para una escapada, ya no tan económica pero que vale mucho la pena. Sólo le recomendaría a esa administración asignarles un lugar más amplio a los pobres jaguares que literalmente caminan neuróticos de un lado a otro del  minúsculo habitat como “león enjaulado “. Africam Safari está en Valsequillo,Puebla.