¿Alguna vez se han preguntado de dónde viene la costumbre de mojarse en sábado santo?

Pues resulta que no es un invento mexicano, les cuento, hace muchos, pero muchos años casi desde el inicio del cristianismo se celebró la Semana Santa, durante esta semana, los feligreses actuaban conforme a lo que establecía la iglesia, y una de las prohibiciones era bañarse, ya que el agua durante estos días tenía un significado de purificación.

Durante el Sábado de Gloria se aventaba agua a la gente para purificar y renovar el espíritu. Además, durante mucho tiempo aquellos que querían convertirse al cristianismo eran bautizados este día. Los sacerdotes bendicen pilas de agua y la regalaban a los fieles quienes la esparcían entre su familia o sus bienes para bendecirlos, así que fue que nació esta costumbre de mojar al prójimo.

Con el paso del tiempo el significado se fue perdiendo y se fue transformando en meras peleas campales de agua; globos, cubetas y mangueras eran las armas favoritas para “purificar” al prójimo. Pura fiesta y “mojadera”, hasta que un dia nos dimos cuenta  que estábamos desperdiciando cientos y cientos de litros de agua por una costumbre que no le beneficiaba prácticamente a nadie.

Pero como no a todos les cae el veinte, las autoridades han tenido que implementar multas para disuadir a los que continúan con esta costumbre. Este año en la CDMX las multas serán de más de $3000 y hasta 36 horas de arresto, en el estado de México llegarán hasta los $4000 y en Puebla hasta de 4 mil 836 pesos y arresto de 36 horas.

Ahorrate una multa y cuidemos el agua.


Comentarios