A ver a qué horas

La tecnología avanza pero sobre todo para  cubrir las necesidades del público y cuando se tardan 10 minutos más de lo normal en llegar del trabajo a la casa,  quien ha sufrido las constantes llamadas o mensajes desesperados de la pareja amenazando con llamar a Locatel, a la chamba y en última instancia a la cantina o a sus CUATOTES porque, amparados en aquello de la “alta tasa de inseguridad”, ahora se vale estar acosando  en aras de la propia salud mental. Bueno, una mujer tuvo una  Epifanía tecnológica al decidir poner un checador de tarjetas a la entrada de la casa .  Ya no hará falta enviar fotos de las suculentas viandas para la cena o seductoras imágenes en lencería.Lleguen cuando se les hinchen los arrestos que al siguiente día, ya “harán cuentas”.  Ojo esto ocurrencias puede sonar fenomenal, pero recuerden que sigue siendo un acto de violencia el tratar de controlar como si fuera su posesión al otro u otra en cualquier tipo de relación .Digo…nomás pa que no digan que “no les advertí”