Ojala se les pudra

Una chava protectora de animales, denunció que el centro de control canino (entiéndase en la perrera) de Tláhuac, realizan razias para sacrificar perros. No importa que tengan dueño. A algunos hasta los venden. Más de 250 perros cada semana son asesinados literalmente. Laura Barajas asegura que la delegación está actuando fuera de la ley. Tiene fotografías enviadas por por trabajadores de la demarcación en donde se aprecian “perros con collares y en buena condición física”. Hay que avisarle allá al suplente de Rigoberto Delgado que las razias caninas están prohibidas en el artículo 31 de la ley de protección animal que dice: “ la captura de animales en la vía pública sólo puede realizarse bajo denuncia ciudadana y deberá ser libre de maltrato”. Bien machitos no sirven para agarrar al cartel del ojos pero qué tal a los pobres perros!!!


Comentarios