LA COLUMNA ROTA /FRIDAGUERRERA VILLALVAZO

El 24 de mayo pasado, Alicia Díaz González de 52 años fue asesinada en su casa, los lamentables hechos se vivieron en Monterrey, Nuevo León, Alicia era una madre, hermana, hija, y además de todo, era periodista del Financiero. Las redes, medios de comunicación, Organismos de Derechos Humanos se pronunciaron e indignaron por el cruel feminicidio de Alicia.

Sin embargo, esto no solo removió la indignación de cada una de nosotras y a la sociedad en general. Abrió el dolor, la herida apostema de Luis Emilio, quien desde el recóndito lugar donde vive, revivió lo sucedido a Olga Alicia, su mamá.

El 8 de diciembre de 2013, Luis Emilio recibió una llamada de un vecino, el cual le pedía fuera de inmediato a casa de su mamá, algo había pasado con Olga Alicia Mendoza Juárez, madre de Luis. De inmediato se trasladó junto con su padre al domicilio, al llegar, la guardia civil ya estaba en la casa.

“Pensé que mi mamá se había caído, que había tenido un accidente, nunca con lo que nos encontramos, la policía no me dejó pasar”.

Los Agentes del ministerio público le hicieron saber a Luis Emilio y a su familia lo que había sucedido, en esa casa ubicada al sur de la Ciudad de Monterrey.

Olga Alicia, tenía 53 años, tres hijos y estaba separada del padre de sus hijos, sin embargo, la relación siempre fue respetuosa, la mujer se dedicaba a la venta de casas, en la Inmobiliaria Alfa, ese día tenía una cita de trabajo a las nueve de la mañana, antes de acudir a su cita, Olga salió a comprar cigarrillos a una tienda de conveniencia muy cerca de su hogar, confiada no cerró la puerta con cerrojo, el lugar era y sigue siendo uno de los más tranquilos por lo que no era necesario hacerlo.

Al regresar a casa alguien ya la esperaba. Olga Alicia fue asesinada apuñalada, el recuerdo de los hechos hace que la voz de Luis Emilio, se entrecorte del otro lado de la línea. “Hasta ahora no nos han dicho nada Frida, en el momento fue muy sonado en medios el caso, era de los pocos que se daban en aquellos años en Nuevo León, pero han pasado los años y las autoridades no nos dicen nada, y a los medios se les olvidó”.

La familia de Olga Alicia, incluido su ex esposo y otra ex pareja fueron investigados, sin embargo, Luis Emilio señala, “las cámaras no captaron nada, nadie vio ni escuchó nada, no encontraron huellas, nada Frida”.

El feminicidio de Alicia, generó en esta familia la incertidumbre, las dudas, las coincidencias, la falta de justicia.  Ambas vivían en el sur de Monterrey, ambas tenían más o menos la misma edad, ambas eran mujeres independientes, ambas sabían de finanzas, ambas se dedicaban a los bienes raíces, de las dos dijeron que probablemente había sido un asalto, aunque ninguno de los domicilios había sufrido pérdidas materiales.

Olga Alicia, nació el 3 de junio de 1960, en Tamaulipas. Fue educada de una manera muy estricta, así enseñó a sus hijos, a siempre salir adelante, a no sentarse a llorar, a buscar todo el tiempo una solución. Sin embargo, Luis Emilio, frustrado no ha logrado dar con el o los feminicidas de su madre.

Al estar redactando estás líneas el 3 de junio de 2018, fue detenido el ex esposo de Alicia, quien era uno de los principales sospechosos Gerardo, el día 6 de junio fue detenido el presunto autor material, Alfredo. La familia de Olga Alicia, celebra la detención de los presuntos responsables del feminicidio de Alicia. Pero y, ¿Olga Alicia?

Olga Alicia, Es recordada como una mujer siempre arreglada, feliz, amaba cantar, aunque no lo hacía muy bien, recuerda Luis Emilio, bailaba, reía a carcajadas. “Nos enseñó a luchar, a siempre buscar lo justo”.

La familia de Alicia, está a punto de obtener justicia, lo que no indica que alguna vez superen ese dolor de haberla perdido. Y Olga Alicia, ¿Qué pasará con su familia? ¿Con su justicia?

Luis Emilio ahora por cuestiones de trabajo, vive fuera del país, cuando nos comunicamos vía telefónica, me hizo saber lo mucho que la extraña, la necesita, todas las noches que la sueña y sus preguntas al aíre.

“Para hacer justicia entonces necesitamos, ¿Que se pronuncien ONGs,?,  ¿Qué los medios inmersos en la información, vuelvan a retomarlo”?, ¿Qué mi mamá hubiera sido periodista?. Que nos digan qué, y lo hacemos”.

“Mi mamá merece justicia, nosotros merecemos saber la verdad. Las mujeres deben de ser cuidadas, protegidas, no imaginó quién pudo haberle hecho esto a mi madre, si ella no era una mala persona, era solo una mujer fuerte, independiente que salió adelante”.

Me indignó el feminicidio de Alicia, como todos los que a diario documento, los que siguen engrosando esta larga lista de dolor, los que a diario se suman a esta interminable narración de historias de mujeres asesinadas, de familias rotas. De hijos, que, aunque adultos extrañan a su mamá, su guía, quien les abrazaba y los arropaba o les canturreaba una canción de “JuanGa”. Pero también me indigna la falta de justicia y respuesta a la familia de Olga Alicia.

Y mientras la voz y el dolor de Luis Emilio me atrapa, mientras la familia de Olga Alicia, sigue sufriendo y preguntándose todos los días y a todas horas, ¿Cuándo habrá responsables del feminicidio de su mamá?

Esté país está inmerso en la necesidad de olvidar, de no recordar. De mundiales, elecciones y la vida diaria, esa llena de espejos. Dónde hoy nos prometen que el feminicidio será erradicado.

Mientras eso pasa. Yo sigo alimentando está columna llena de historias de mujeres que nos han arrebatado y que no falta cada semana una historia que contarte, lamentablemente, esta lista que debe ya ser cerrada.

 

junio 2018

Quieres contar una historia de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas.

@FridaGuerrera

fridaguerrera@gmail.com