El arreglo de mesa de 20 mil pesos cada una, una barra de vinos de más de 150 mil, 1,500 invitados, quienes degustaron de platillos y bebidas que superan los 2.5 millones de pesos y no, no estamos hablando de la boda de un jeque árabe o de alguien de la realeza europea, son los costos aproximado de la boda de el exsecretario particular del gobernador Alejandro Murat Hinojosa, Enrique Madrigal Stacpool realizada en el exconvento de Cuilápam de Guerrero, Oaxaca que por cierto es considerado monumento histórico .

Gastar una fortuna en un evento social es el derecho de cualquier persona, pero hacerlo en un estado pobre en el que miles no tienen la certeza de si tendrán para comer y donde el gobierno enarbola una bandera de austeridad, pareciera una falta solidaridad con los más desvalidos, además de poco ético. Además durante el evento , puso en aprietos a la ciudadanía oaxaqueña al distraer cientos de policías estatales que vigilaron la megafiesta ante la creciente violencia que azota la entidad oaxaqueña.

Aunque no es la primera ocasión que se celebran fiestas en monumentos históricos en Oaxaca, varios ciudadanos manifestaron su descontento porque el actual gobierno e INAH lejos de protegerlos y mantenerlos en buen estado, dado que son un atractivo para el turismo, permite que se dañen.