Rastreadora

Pues no, este artículo no es de música vernácula o de boleros. Por el contrario, ayer se armó la rebambarimba a la altura de la Angela de la Independencia sobre avenida de la Reforma en la capirucha. Los estudiantes (bastante molestos y con justa razón), protestaban por la situación y el cómo se había manejado la desaparición de los tres estudiantes de cine tapatíos. Sin embargo y más allá de que algunos sostienen la versión de que la “ confección o confesión del joven sicario rapero, se había dado ANTES del debate presidencial y que sospechosamente habían mantenido silencio hasta que éste pasara y las aguas bajaran”…Más allá de ésto, la verdad es que todo se sustenta en una “supuesta confesión” por parte de dos jovencito sicarios y NINGUNA prueba científica. Típico de este país, en donde la justicia no es científica, sino de dichos. Y a saber cómo obtuvieron las confesiones. Porque ya sabemos que el propio Silvano Aureoles había puesto “una fecha límite del 19 de abril para esclarecer los hechos” y como quien dice, ya venían retrasados. Serán o no los asesinos?. O será puro chivo expiatorio? Ya que a nadie deja a gusto la explicación, sin siquiera una pinche muela para analizar el ADN. Y qué me dicen del morbo con el que se escribió paso a paso el proceso de cómo los chicos fueron torturados y disueltos ( incluso uno vida) , en sendos botes de ácido. La verdad es que en el lugar de exterminio que se encontraó en Guadalajara había muchísimas sustancias como para llevar a cabo el cometido, sin embargo pruebas de ADN, aún no se realizas con todo y que los especialistas manejan el número de 20 posibles restos de personas diferentes.Será el nuevo Ayotzinapa? A ver si no resulta que al detenido apodado QBA , le echaron el guante por subir a la red videos rapeando y caminando entre actores que simulan ser  víctimas de levantón, esposados y cubiertos de sangre.

Por cierto, en el Conversatorio con Rastreadoras y Colectivo Solecito hoy en el Franz Mayer, el Museo había sido acordonado de forma tempranera por polis vestidos de civil. Muchos medios, poca audiencia. Pero ni ESO silenciará el testimonio de estas madres valientes que urgan en las entrañas de la tierra buscando a sus hijos. Como decía Lucía: “los desaparecidos no tienen rating, no son nota” . Llama más la atención una foto con 10 lesionados, que manejar la cifra de miles  de desaparecidos”. Mirna y Lucía compartieron que dijeron que “les llaman las locas. Y aceptaron estar locas, sólo que ahora las locas serlo están haciendo el trabajo de los cuerdos”. Ojalá que todos pasemos la voz y estemos conscientes de que México es una gran cosa gran pan Y no nos quedemos en nuestra burbuja de falsa realidad eternamente. Aunque sea de vez en cuando asomemos la cabeza y no permitamos que a estas madres las entierren en la fosa profunda del miedo y las cubran con toneladas de indiferencia. Aquí estamos, porque las hijas y los hijos son de todos.

 


Comentarios