Colaboración de Kerensa Cháirez

Desde el 16 de Febrero de 2009 cualquier esperanza de mantener a salvo a la Televisión mexicana se esfumó, porque ese día nació el Almohadazo.

Ese primer día, en una recámara vestida de colores, alfombras, maletas, animal print, televisiones encimadas y muebles de abuelita, estrenamos la mejor cama del mundo.

Por ella pasamos todos, cada noche, poniéndole un cojín al invitado para que se sentara con gran comodidad a platicarnos de sus aventuras, sueños, planes y sobre todo opiniones, porque el Almohadazo siempre ha sido y siempre será un espacio libre para la opinión de todo México. Y la nuestra, por supuesto. La suya de ustedes y la mía.

Desde ahí le pusimos a chicos y grandes sus chingadazos, desde políticos y empresarios de moral ambigua, hasta el mero pueblo mal portado que siempre da de qué hablar. Les dijimos sus verdades y nos pasamos por el arco del triunfo sus discursos, porque aquí buscamos las verdades entre líneas de las noticias, para luego pasárselas a ustedes.

Nos turnábamos a destrozar la noticia todos, informadores y colaboradores pintorescos como el Dr. Bolavsky, con su pícaro sombrero anticonceptivo, Enrique Hernández, El Dr. Campuzano, el Pollo, Laura Vargas Parada, Alex Marín y Kall, Zazil Cabada, El Charro del Zodiaco, y más tarde el Sonecito, Juan Veledíaz y muchos más que nos apoyaron con su talento.

Así se formó un Almohadazo genial que salía de un libro gigante y combinaba diariamente la nota del día y temas de interés con reportajes del momento que salían a inventar, digo a investigar, Iraís, la Rulos, la Vero y hasta nuestra primera sexyguapa pasante Ximena Cebreros.

Un programa que siempre fue la voz de las masas, de las nenas y otras personas de las que aún no hablamos. Reventando cada nota informativa con humor, picardía, sencillez y sobre todo, crítica.

Siempre dijimos lo que queríamos decir, con todo el derecho de poner en su lugar a medio México. ¡Y además, dábamos el Estado del Tiempo!

Y con el paso de los años cada noche nos fuimos más allá, nos echamos un rapidín diario con Omar Patiño… (sin pena y enfrente de nuestros papás), nos burlamos de la nota roja con “A Esa de Rojo”, nos fuimos “Al otro lado de la Cancha” con César Arreola, contamos a los muertos del sexenio en el Ejecutómetro, escuchábamos el horóscopo con Ciriaco montado en Caramelito, su caballo de palo, nos agarraba desprevenidos un chanclazo volador de cuando en cuando e inventamos veinte locuras diarias para todos los gustos.

En estos primeros 9 años se quedó la huella de personajes atrevidos desde Obamartín de Porres y Ejecutín hasta la viejita, el Bolerawer, el Vikingo al rescate, la Pelirroja “Peligrosa” Paus Marrón, El Choks; trabajamos nuestros orgasmos con el Doc Carbajal, y vivimos secciones de ciencia, cultura, deportes, cápsulas de entretenimiento, las notas de color de Dianita Arias, las curvas de aprendizaje de todas las pasantes, las coplas del Charro y las copas.. del sostén.

9 años que cuplimos hoy y celebramos con todos ustedes, el público del Almohadazo.

Muchas cosas han cambiado en 9 años, y otras siguen igual, desde los escenarios hasta las pasantes, son evoluciones que nos mantienen jóvenes y al día, y ahora mismo vamos a contárselas, así que siéntense y pónganme atención que la noche de anoche en traje de noche nos dio por echar la recámara por la ventana y recordar algunos de los mejores detalles de nuestras nueve primaveras.

Fue una noche llena de memorias, como los cambios de escenografía, los mil y un looks de nuestra camaleónica Fernanda Tapia o los cambios que han tenido La Rulos e Irais.

Volvimos a vivir escenas que salieron de la mente cochambrosa y enfermiza de nuestros escritores de todos los tiempos Fernando Ábrego “El Charro”, Iván Pasillas, Walter Jasso, Kerensa Cháirez, César Arreola, Andrés Vargas “El Ruzo”, Alexis de Anda, El Tío Rober, Alejandro Gerber, Álvaro Obregón “Astro” y Mario Manterola.

Nuestra querida Ximena nos mandó un mensaje desde New York, recordamos entre risas y lágrimas (causadas por la misma risa) las caídas de Irais y de Omar Patiño, también recordamos a Presta, la cucaracha adivina que nos ayudaba con nuestras quinielas en el mundial; recordamos a muchas de nuestras pasantes (el pasante Cesar nos regaló un taco de ojo a las chicas) y no podíamos olvidar los besotes que le daba Fer a Vero.

Recuerdos, anécdotas, risas y mas risas hicieron nuestro programa especial de noveno aniversario más inolvidable que el sexenio de Calderón.

Felicidades a todos los creadores del Almohadazo, a los que están y los que estuvieron, y ¿por qué no? A los que vienen también.

Y como diría la viejita: ¡Bendito! ¡Bendito! Bendito sea Dioooos… ¡Que tengamos Almohadazo por muchos años más!

 


Comentarios