Y si contemplas las estrellas y se te llena el alma de imposibles, es que mi soledad viene a besarte.

Marcela Serrano

 

 

Estela Juana María Álvarez Méndez tenía 27 años, era madre de cuatro pequeños, fue encontrada asesinada el 5 de octubre de 2017, en Nezahualcóyotl, Estado de México, hasta el momento no hay ni siquiera sospechosos; solo una familia más asesinada junto con la mujer que sin miramientos les arrebataron.

 

Ellos son las VOCES DE LA AUSENCIA

CARTA A MI HIJA.

Hola hija, a casi dos meses y medio desde que Dios te llamó y decidió llevarte con él, no lleno y no llenaré jamás ese inmenso vacío que dejaste en el corazón de cada uno de los que te amamos y te amaremos por siempre, no sé cuándo ni cómo sanará esa herida que sangra día con día.

Hija desde tu partida no he podido estar en paz, no hay cosa que llene mi alma, ni algo que alegre mi vida a cada momento e instante imagino tu sonrisa, tus palabras las escucho cerca de mí, esa voz que me decía, como estás, ahora sabrás como me encuentro sin ti, destrozada, acabada, sin ánimos de nada.

Sé que a ti estás fechas te gustaban tanto, espero puedas leer muy bien ésta carta y sepas que no demorará el tiempo de estarte esperando, aunque sea en sueños vengas a darme ese abrazo que me consolaba tanto. Gracias por esos 27 años que compartiste conmigo, alegrías, tristezas y gracias por escogerme como tu mamá fue la dicha más hermosa el haberte llevado y cargado esos maravillosos 9 meses en mi vientre y saber que venía una niña hermosa me hizo sentir la mujer más feliz del mundo.

Hija tú vives y vivirás por siempre en el corazón de cada uno de los que te amamos, Princesa y aunque ya no estés aquí, tú tienes esa luz que nos ilumina y nos protege de todo peligro y gracias te damos por no abandonarnos por permitirnos verte en nuestros sueños y por permitirles a tus hijos verte por lo menos en una estrella y saber que alumbras el corazón de ellos, te mandan decir tus hijos que junto a los seres queridos con los que te encuentras te desean ellos y nosotros una Feliz Navidad. Por último, quiero darte las gracias por las personitas que nos dejaste, fue el regalo más preciado que nos pudiste dar.

Dios te bendiga por siempre hija mía, mi Juanita, nunca nos olvides.

 

 

Atentamente.

Tus padres, hermanos e hijos