Es un miércoles de mayo de 2018 cuando miles de estudiantes universitarias y de secundaria salieron a las calles para protestar contra la que llaman “Violencia Machista” que han sufrido en últimas fechas y de paso, exigir una educación no sexista para todos en general. Esta marcha ocurrió en Santiago de Chile y otras tantas ciudades de aquel país.
La característica de esta marcha, convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) y otras organizaciones feministas, es que varias de ellas cubrían su identidad con una máscara o algún otro accesorio más no así los senos pues marchaban en topless.
Algunos de los gritos de protestas son:
“Contra la violencia machista, Educación no sexista”, “Alerta, alerta, alerta machista, que todo el territorio se vuelva feminista” y “No significa no”.
Esto pareciera marcha de un dia pero no, por lo menos las estudiantes ya van para una semana. Sólo en este año, han ocupando diversas universidades para denunciar las conductas sexistas y los abusos que han sufrido por parte de sus maestros y compañeros. El movimiento civil es más grande de lo que parece pues se han estado realizando otros similares los cuales se han hido modificando año tras año. El primer movimiento en topless ocurrió en 2016 cuando celebraban el “Dia de la Igualdad de Género y los Derechos de la Mujer” invitando a un “Topless Libre” en Valparaíso.
En este año el motivo de la marcha es por varios casos que conmocionaron al país recientemente. Cuando un profesor de la Universidad Austral fue acusado de acoso sexual, por el caso de Ámbar Lezcano, una niña de casi dos años quien fuera asesinada después de ser presuntamente violada y por el caso más conocido llamado “La Manada De Chile” en el que una mujer había sido agredida por cinco hombres en una estación del metro de Santiago y violada por tres de ellos, ocurrido a inicios de mayo.
 
La vocera de la Confech, Amanda Mitrovich, dijo que la organización exige:
“Una ley íntegra contra la violencia de género que incorpore la violencia intrafamiliar, abuso y acoso sexual”.
“Todas las mujeres estamos paralizando, nos estamos movilizando con respecto a esto, porque estamos cansadas de la violencia de género. Exigimos a las instituciones que se pongan al tanto y al ritmo de lo que está pasando socialmente”, agregó la activista.
 
La portavoz de la Confederación Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones) Amanda Opazo, denunció que el Ministerio de Educación ha sido indiferente con las demandas feministas,
Mientras el ministro de Educación, Gerardo Varela, se pronunció en el Congreso:
“Tenemos una deuda en materia de equidad de género y estamos dispuesto a trabajar en ello”, dijo el funcionario.