Estados Unidos, Francia y el Reino Unido han lanzado un ataque conjunto sobre Siria en represalia al ataque químico del pasado fin de semana en Duma, que Washington, París y Londres atribuyen al régimen de Damasco. El presidente Donald Trump ha dado la noticia en un discurso televisado a la nación poco después de las 21.00 horas de esta noche.

“He ordenado a las Fuerzas Armadas lanzar ataques de precisión contra objetivos asociados con las capacidades de armas químicas del dictador sirio Bashar al Asad”, ha declarado Trump, que ha agradecido a Francia y Reino Unido la participación en la operación combinada. Conforme hablaba empezaban a llegar las primeras noticias de explosiones cerca de Damasco.

El secretario de Defensa de EE.UU., Jim Mattis, dijo que los ataques contra Siria contra distintos objetivos fueron “más duros” que los de 2017, pero que fueron un “solo disparo” para enviar un “mensaje fuerte al presidente de ese país, Bashar Al Assad.

En su rueda de prensa, Mattis aseveró que el ataque contra Siria es para “defender los intereses de EE.UU” y evitar la proliferación de armas químicas.

El jefe del Pentágono aseveró que el gobierno de Al Assad realizó un ataque químico contra Siria, sin embargo, al ser consultado por los periodistas sobre el tipo de agentes utilizados, no pudo precisar.

El ataque llega dos días después de que el líder estadounidense advirtiera a Rusia en Twitter de que preparaba una respuesta militar inminente. “Rusia prometió derribar cualquier misil lanzado sobre Siria. Prepárate Rusia porque van a venir, bonitos, nuevos, ‘inteligentes’”, ha escrito Trump en Twitter.

https://platform.twitter.com/widgets.js