Para la mayoría de nosotros, el pasar una semana en cama con sarampión es algo que solo hemos visto en películas de antaño o escuchado en las historias de nuestros padres o abuelos. Gracias a las campañas de vacunación de los sistemas de salud pública se ha reducido su incidencia y su gravedad de forma drástica en los países desarrollados pero esto no quiere decir que esté erradicada. Por otro lado en los países desarrollados la tasa de vacunación recientemente ha sufrido una aparatosa caída, al parecer por los movimientos Antivacunación tan de moda en los últimos años.

Por ejemplo en Italia, entre enero y agosto de 2017 llegaron a los 4,400 casos de sarampión, tres de ellos con resultado de muerte para el paciente y dos de encefalitis. El 88% de los afectados no había sido vacunado.

Y precisamente de Italia nos llegó de “importación” los 3 de los casos de sarampión que detectó en la cd. de México el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE) el primero corresponde a una mujer de 39 años de edad de origen italiano, residente de la Delegación Benito Juárez; el segundo es un pequeño de 1 año, hijo de esta mujer, y el tercer caso corresponde a una mujer de 48 años, que es la nana del pequeño, esta última es residente de la Delegación Tlalpan y existe un cuarto caso que fue reportado en Baja California.

Pablo Kuri Morales, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Ssa, indicó que en México la enfermedad está controlada y que el virus no circula en el país, por lo que los cuatro casos confirmados no son parte de una epidemia.