El 29 de octubre de 2011, Marcela sobrevivió a un intento de feminicidio por parte de su entonces pareja, Jorge Ignacio Cervantes “El Zuki”.

La retuvo por más de 36 horas en su vivienda, una bodega ubicada en Tlalpan. En un descuido de su agresor, pues creía que ya la había matado, Marcela pudo realizar una llamada y pedir ayuda al Dr. Eduardo H. Grecco.
Se hizo un trato con el victimario de Marcela: ella no denunciaría los hechos a cambio de dejarla vivir. La entrega se realizó en un estacionamiento, el Dr. Grecco inmediatamente la llevó a una clínica donde le salvaron la vida debido a las lesiones mortales que presentaba.

Dos días después, el 31 de octubre, confundida, con dolor de cabeza y hematomas en la mayoría de su cuerpo, acudió al Ministerio Público de Tlalpan I ha denunciar a su agresor. Después de la denuncia fue llevada a un hospital en Cuernavaca donde la internaron y operaron inmediatamente debido a los severos daños que su agresor había dejado: Edema cerebral, dos hemorragias cerebrales, costillas rotas del lado izquierdo, esguince cervical, perforación intestinal con hemorragia y oclusión intestinal.
Con el paso del tiempo, las secuelas se agudizarían: desprendimiento de retina y por lo menos cinco cirugías intestinales, de lo cual, siete años después sigue en tratamiento y con dolor.

 Marcela León, sobreviviente de feminicidio. 

El 5 de enero de 2012, aún con vertigo, collarín cervical y una herida abdominal sin cicatrizar, acudió a ratificar su denuncia. La orden de aprehensión se giró hasta julio de 2012, nueve meses después de la agresión. Para entonces “El Zuki” ya se había cambiado de domicilio y se desconocía su paradero. Se logró aprehensión un año después, en agosto de 2013, pero, en un acto inverosímil, el juez Alberto Ruvalcaba, reclasificó el delito, debido a unas supuestas pruebas presentadas por el agresor, de Tentativa de homicidio (desde un principio mal clasificado, al no ser considerado como feminicidio) a lesiones, dictando libertad causional al acusado

Mismo que tras violar su libertad condicional, estuvo prófugo por cuatro años.

En septiembre de 2017 es re aprehendido y presentado ante el titular del juzgado 33, del reclusorio preventivo sur varonil, Santiago Ávila  Negrón, quien dos meses después, en noviembre de 2017 le concede la libertad causional nuevamente por invocar beneficios del nuevo sistema acusatorio, pese a que estuvo prófugo. Siendo ésta improcedente, cinco días después, Ávila Negrón se excusa de seguir conociendo el caso y actualmente el agresor sigue libre, la vida de Marcela corre peligro y el doctor que la rescató, hoy fue arrestado por elementos de seguridad pública a las 10:30 de la mañana durante una ponencia en la universidad, esto, por una medida de apremio al no haber acudido a una audiencia a la cual nunca se le citó.

Dicha orden de arresto también le fue impuesta a la víctima Marcela de León, y a otra testigo principal, Maria Patricia Virgina García Acosta,
por no acudir a la misma audiencia a la cual nunca fueron citadas, la testigo fue detenida en marzo pasado y cumplió un arresto de 36 horas, ahora falta la detención de la víctima.

Orden de aprehensión contra Marcela León, Maria Patricia García y el doctor que le salvó la vida, Eduardo H. Grecco.